News

La zonificación turística de Mallorca va en contra de la Constitución, viola el derecho a la propiedad privada y quebranta derechos fundamentales como la igualdad y la no discriminación.

Palma, 13 de marzo de 2019

El pasado mes de noviembre Habtur presentó ante el TSJIB un recurso contencioso administrativo contra la zonificación turística aprobada por el Consell de Mallorca el mes de julio de 2018. Habtur considera esta medida desproporcionada y poco justificada. Sólo tiene por objetivo aniquilar un sector que, a diferencia de los tradicionales, permite una mejor redistribución de los ingresos del turismo. Una vez admitido a trámite este recurso, Habtur presenta la pertinente demanda contra esta Delimitación Provisional hecha por la institución insular.

Los argumentos para presentar esta demanda se sustentan en un estudio realizado por InAtlas (adjuntamos estudio) sobre el impacto que la zonificación ha tenido sobre las viviendas de usos turísticos. Según el abogado de Habtur, Tomás Villatoro, la zonificación supone una barrera de entrada en el mercado del alojamiento turístico creando un claro obstáculo a la competencia efectiva y va en contra del artículo 38 de la Constitución. Además, conlleva la pérdida de factores positivos generados por esta actividad como la moderación del precio del alojamiento, la corrección de la estacionalidad, el desarrollo del comercio de proximidad, la regeneración de las rentas de las familias propietarias o la modernización de barrios y zonas degradadas.

La zonificación aprobada por el Consell podría vulnerar también la Directiva Europea de Servicios, las normas de transposición y los principios de buena regulación.

La zonificación no está justificada jurídicamente desde el punto de vista de la necesidad (interés general) y la proporcionalidad ya que se pone el foco en un sector que, según los datos presentados por la institución, evidencian que las viviendas de uso turístico representan un 4,4 por ciento del parque de viviendas de la isla. Se debe considerar discriminatorio desarrollar y justificar una ley basada en aspectos de impacto medioambiental, territorial y socioeconómico a partir de un supuesto impacto diferencial producido por porcentaje mínimo. De los cerca de 12 millones de turistas que visitaron la isla el año pasado tan sólo un 11 por ciento eligió el alquiler turístico para su estancia. Esto demuestra que el sector no es el máximo, ni mucho menos el único culpable, de la masificación en Mallorca.

La zonificación ha reducido en 9413 la oferta legal de ETH pasando de 12.981 a 3.568, de las que un tercio (1.263) sólo podrán comercializarse durante 2 meses. El precio de la vivienda ha continuado creciendo a pesar de la reducción progresiva del número de viviendas de alquiler vacacional en Mallorca. En dos años las viviendas de usos turísticos se redujeron un 19,95% en la isla (6.403 casas menos) y en Palma un 53,52% (2.115). Esto demuestra que esta actividad no es responsable de esta problemática. Según el informe InAtlas este incremento se debe en un 97% al crecimiento económico, el aumento de empleo y el crecimiento demográfico. El alquiler vacacional ha perdido en un año 455.417 turistas, más de 5 millones de pernoctaciones y, más de 192 millones de euros. La entrada en vigor de la Ley del Turismo 6/2017 no ha reducido la llegada de turistas, que en los últimos dos años ha aumentado un 2,7 por ciento, pero si ha hecho disminuir los ingresos por turistas alojados en alquiler vacacional en 529 millones de euros.

Mallorca_Pericial_190225(DEF)

Share it on