News

La asociación de referencia del alquiler turístico en Balears critica la contrariedad de la presidenta que presume de distribuir los beneficios entre toda la población cuando una de les medidas estrellas del Govern ha sido la prohibición encubierta del alquiler turístico con los beneficios que reporta a la clase media y la oferta complementaria y la desestacionalización. 

La asociación del alquiler turístico de Balears lamenta el discurso contradictorio de la presidenta del Govern, Francina Armengol, en el Parlament de les Illes Balears. Aptur destaca que mientras ha hablado de una mayor distribución de la riqueza gracias a les políticas de su Govern, ha condenado a la economía de la clase media que se dedicaba al alquiler vacacional con una regulación que no es más que una prohibición encubierta.

“La regulación del alquiler turístico deja fuera a muchas familias que contribuían a un turismo más sostenible, que desestacionaliza, y que redistribuye los beneficios. La modificación de la Ley Turística que este Govern aprobó el pasado verano ha acabado con todo esto sin tener en cuenta la repercusión para la oferta complementaria”, ha explicado el presidente de Aptur, Joan Miralles. “Así pues, no sabemos a qué distribución de la riqueza se refiere, o a qué desestacionalización, cuando en Palma se quiere liquidar esta actividad económica”.

Aptur critica que la presidenta Armengol vuelva a relacionar el alquiler turístico con el alquiler de larga durada. “La prohibición del alquiler vacacional no permitirá una rebaja del precio de alquiler, es una afirmación que no tiene en cuenta todos los aspectos com el aumento demográfico”, ha dicho Miralles. “Si se quiere fomentar el alquiler lo que se necesita es una mayor seguridad jurídica para los propietarios”. Aún así Aptur valora positivamente la intención de poner en práctica las “de momento inexistentes” políticas de vivienda. “Creemos que el Govern empieza a ser consciente de que el problema del acceso a la vivienda no se resolverá prohibiendo el alquiler turístico y ho celebramos”.

Finalmente la asociación lamenta la falta de un reconocimiento a un sector que ha sido clave para salir de la crisis y repartir mejor los beneficios del turismo.

La asociación de referencia del alquiler turístico en Baleares muestra su inquietud después de reunirse con el alcalde, Antoni Noguera, y el regidor de Urbanismo, José Hila

Palma, 13 de octubre de 2017

“Hemos salido preocupados de la reunión con el alcalde y el regidor de Urbanismo por las intenciones del Ayuntamiento respecto a la regulación del alquiler turístico en la ciudad”, ha explicado el presidente de Aptur, Joan Miralles, después de la reunión con los representantes de Cort. A la asociación, que está intentando negociar la regulación del sector, le preocupa que Palma se esté planteando una prohibición total.

Miralles ha alertado de que “la intención del Ayuntamiento de evitar la economía especulativa se pueda traducir en una parada de la actividad económica de la clase media”. El presidente de Aptur ha querido dejar claro que “no todo ha sido negativo”. “Nos hemos emplazado a volvernos a ver cuando los trabajos técnicos estén más avanzados”, ha explicado.

Aptur recuerda que el modelo turístico implantado en Baleares, y objecto de regulación, democratiza los ingresos a la vez que tiene un impacto positivo en la oferta complementaria en todo el territori, cosa que “parece que olvidan los actuales gobernantes” de nuestras instituciones.

La asociación de referencia del alquiler turístico se reunió el lunes con la consellera insular de Territorio, Mercedes Garrido y mañana lo hará con el alcalde de Palma, Antoni Noguera. Entre las peticiones: que el techo de plazas sea un número más realista y que haya una bolsa específica para el alquiler turístico.

Palma, 12 de octubre de 2017

Un mínimo de 65 mil plazas ara el alquiler turístico en Mallorca. Ésta es una de las principales líneas rojas que la asociación Aptur quiere negociar con las instituciones y que se pone sobre la mesa en las diferentes reuniones que se están manteniendo, el lunes pasado con la consellera insular de territori, Mercedes Garrido, y mañana con el alcalde de Palma, Antoni Noguera.

Otras condiciones pasan porque se cree una bolsa específica de plazas para el alquiler turístico donde se puedan destinar las plazas que se vayan dando de baja dentro del sector.

Ademés, Aptur aspira a que las administraciones hagan una apuesta firme por la sostenibilidad y, entre las líneas de negociación, incluye la propuesta de posibilitar la salida al mercado de viviendas infrautilizadas o que se tengan que rehabilitar o una política de turismo sostenible.

Por último, la asociación pide a las instituciones que sean más realistas con una actividad económica que democratiza los beneficios del turismo y que ya hace muchos años que se practica en las islas. Aptur recorda que se necesitaba una regulación de la actividad, no una prohibición encubierta que será el resultado de aplicar la reforma de la Ley de Turismo.

La asociación de referencia del alquiler turístico celebra las cifras pero alerta de que con la prohibición encubierta que se ha hecho con la Ley Turística no “se pueda girar la tortilla” de cara los próximos años. 

Palma, 10 de octubre de 2017

Aptur celebra que el Govern cuente con 793 millones más que este año de cara al presupuesto de 2018 y pide un reconocimiento expreso del Govern “de los hoteleros”, para el turismo vacacional ya que buena parte de los ingresos, dicen, depende de una actividad “que con la reforma de la Ley Turística se ha prohibido de forma encubierta y se ha demonizado”, asegura el presidente de Aptur, Joan Miralles.

“No tenemos que perder de vista que una parte importante del aumento de la recaudación se debe al turismo y en buena parte al alquiler vacacional. Con un Govern que legisla contra su principal actividad económica tendrían que ir con cuidado que de cara a otros presupuestos no se gire la tortilla”, añade Miralles.

Por otra parte, Aptur celebra el aumento presupuestario de cara al 2018 que hará posible apostar per una reforma de infraestructuras, para contribuir a unas islas más sostenibles, crear una buena red de transporte público o bien apostar por políticas de vivienda social.

Fevitur, Homeaway, Airbnb, Rentalia, Pimem, Pimeco y Aptur han entregado al conseller Barceló un manifiesto por un modelo de turismo sostenible y responsable que también han firmado Fotocasa, SpainHolidays y Novasol. El sector ha criticado al conseller que la Ley de Turismo es una “prohibición encubierta”.

Palma, 4 d’octubre de 2017

Siete de las diez asociaciones y plataformas de alquiler turístico que firman el manifiesto por un modelo de turismo sostenible y responsable, han entregado el documento al conseller Biel Barceló en una reunión en la que han criticado que a pesar de la voluntad de cumplirla, “la ley genera inseguridad jurídica”.

Advierten que el Tribunal Constitucional anulará la norma al saltarse dos leyes de ámbito estatal. Además, el representante de Fevitur, Pablo Zubicaray, critica que los requisitos de la ley para dedicarse al turismo de alquiler son inasumibles. Fevitur calcula que pueden desaparecer unas 40 mil viviendas, acabando además con los usuarios de temporada baja y que, en cifres supone dejar de ingresar mil millones de euros tanto para el sector como para la oferta complementaria.

El sector ha defendido delante del conseller que el turismo vacacional es una oferta de calidad, sostenible y respetuoso. El representante de Airbnb, Angel Messado, ha lamentado al respecto “que se haya perdido la oportunidad”.

La gerente de Aptur, por su parte, ha recordado que la asociación apostó por el impuesto de turismo sostenible y que ahora, a pesar de las discrepancias y dificultades, recomienda acatar la ley. “Una ley que creó unas expectativas que no se han cumplido, que ha supuesto una prohibición de facto y que generará una oferta sumergida”, han dicho.

El conseller de Turismo, Biel Barceló, ha anunciado una modificación de la ley a principios del año 2018 sin entrar en detalle al respecto pero se ha comprometido a mantener el diálogo con las asociaciones implicadas.